Nuevamente, este 20 de junio la comunidad gay de la Ciudad de México tomó las calles y marchó -como ha sucedido durante 31 años- para demostrar a todos su orgullo y exigir el pleno ejercicio de sus derechos ciudadanos. En 2009, la Marcha del Orgullo Gay presentó, en nuestra opinión, un rostro sustancialmente diferente al de los años anteriores. ¡Finalmente se logró!..., este año las "banqueteras" (como se le llamaba a quienes permanecían en las aceras, pasivos, observando pasar el desfile) se unieron, convivieron y festejaron abiertamente el orgullo gay. Ahora la fiesta fue también en las banquetas, con miles de participantes que interactuaron con el colorido desfile que transitó -como siempre, espectacular- a lo largo del arroyo vehicular del histórico y muy regio Paseo de la Reforma.

La prensa nacional habló de más de 400 mil asistentes en la marcha (el doble del año anterior) a lo largo de su trayecto de alrededor de ocho kilómetros. Durante más de seis horas, hombres y mujeres gays, transexuales, travestis y trangénero, avanzaron montados en más de 70 trailers, decenas de autos adornados, bicicletas, patines o caminando desde la Columna de las Independencia y hasta el Zócalo capitalino.

Por la dimensión que ha adquirido el festejo del orgullo gay en el Distrito Federal, el equipo de GAY MÉXICO decidió que este año cubriría exclusivamente el paso de la marcha por el barrio gay y turístico de la ciudad: la Zona Rosa.

 

 

Al mediodía, la glorieta del Ángel fue el punto de encuentro de amigos y conocidos, vendedores de alimentos, de banderas, fruta, aguas frescas y de todo tipo de productos con los colores del arco iris. Si hubo algún acto político de apertura, con discursos y todo el tinglado, realmente no lo sabemos y sinceramente ni nos interesa. Compartimos el hartazgo con gran parte de la sociedad civil de los partidos políticos que todo polarizan, que en todo se meten, ...incluso en la marcha (que fue el caso del PSD, el PRD, Convergencia y Nueva Alianza). Esto es tan notorio, que prácticamente se redujeron a su mínima expresión las pancartas con consignas políticas o demandas. Y la propaganda política que repartieron los partidos entre los asistentes a la marcha (rompiendo acuerdos y compromisos), nos fue indiferente y terminó siendo basura tirada a todo lo largo de la avenida Reforma.

Fotografía: Paco Calderón y José Altamirano.

 

 

 

 

 

 

El que más le gusta al fotógráfo
El que más le gusta al fotógráfo

 

 

 

GAY MÉXICO, 2009

MARCHA 2011 MARCHA 2010 MARCHA 2009 MARCHA 2008 MARCHA 2007 MARCHA 2006 MARCHA 2005 MARCHA 2003 MARCHA 2002 MARCHA 2001 MARCHA 1999 MARCHA 1998 MARCHA 1978